Las mejores playas de España

España es el destino por excelencia para pasar unas buenas vacaciones en la playa. No importa si prefieres calas o playas más extensas; o si prefieres aguas cálidas y mediterráneas o los chapuzones en el atlántico. Pensando en ello, Oceanbooking te propone una selección de las 10 playas consideradas como las mejores de la península. 

1. Playa de la Concha

La Playa de la Concha, en San Sebastián, es uno de esos arenales del norte de España donde se puede disfrutar de la espectacular y ligera arena dorada. La arena fina y una   longitud de 1400 metros, hacen de esta playa una verdadera reclamo para cualquier visitante. Una vez allí, merece la pena llegar hasta el Peine del Viento: un conjunto de esculturas, obra de Chillida, donde puedes disfrutar de un escenario de ensueño. Muy cerca se encuentra el casco histórico de San Sebastián en el que hay infinidad de locales en los que degustar de exquisitas tapas.

Playa de las catedrales2. Playa de las Catedrales

La Playa de las Catedrales,en el municipio gallego de Ribadeo, es una de las playas más espectaculares de España. Allí, durante la marea baja, se puede acceder a un largo arenal delimitado por una pared rocosa de pizarra y esquisto erosionada en formas caprichosas: arcos de más de treinta metros de altura que recuerdan a arbotantes de una catedral, grutas de decenas de metros, pasillos de arena entre bloques de roca y otras curiosidades. El contraste de los acantilados con el océano es simplemente maravilloso y ofrece unas vistas impresionantes. Accede a esta playa subiendo unas escaleras y siguiendo el sendero… y ya sólo queda maravillarse con su hermoso paisaje.

3. Playa de Rodas

La Playa de Rodas la encontramos en las Islas Cíes, en Galicia. Une las islas de Monteagudo y de Faro. Con una longitud de más de un kilómetro y un ancho de 60 metros, la Playa de Rodas es el lugar ideal para pasar el día en familia. La arena blanca y fina, su espléndida vegetación y las frías aguas cristalinas hacen de esta playa un verdadero paraíso. Por suerte, su cercanía al muelle hace que el acceso no sea difícil y apenas tendrás que caminar si deseas visitarla.

4. Playa de Isla Canela

Con una longitud de alrededor de 5 kilómetros de arena fina, la Isla Canela se extiende en el extremo noroeste de Andalucía, en Huelva. Se encuentra en la desembocadura del Río Guadiana, que marca la frontera entre España y Portugal.  Además de poseer una arena que nos recuerda a la exótica especia y por la que recibe su nombre, nos maravilla con  unas aguas turquesas de gran belleza. La playa  cuenta con bares, chiringuitos e instalaciones para hacer deportes acuáticos. Además de tomar un baño en este paraíso natural, no dejes de visitar La Torre de Canela del siglo XVI.

5. Playa de Zahara de los Atunes

Uno de los principales encantos de la provincia de Cádiz son sus playas. La Playa de Zahara de los Atunes, también conocida como Playa de la Virgen del Carmen, es ideal para familias con niños. Cuenta con más de 8 kilómetros de longitud, 100 metros de anchura de dorada y fina arena y 60 metros de flora autóctona protegida por todo el litoral. Además, está perfectamente equipada con puestos de socorrismo, alquiler de hamacas, varios chiringuitos, quioscos, duchas y aseos públicos y es accesible para minusválidos y carritos de bebé. Sin embargo, lo que hace de esta playa un lugar único es que desde ella puedes disfrutar de las más sorprendentes puestas de sol, e incluso divisar con cierta claridad de nuestros vecinos africanos.

Playa Bolonia6. Playa Bolonia

La Playa Bolonia, en Tarifa, en la provincia de Cádiz, está considerada como uno de los últimos arenales vírgenes del sur de la Península Ibérica. La arena blanca y suave, el frenético sonido de las olas y su propia naturaleza,  bautizan a  esta playa como  el verdadero paraíso, tanto para enamorados de la naturaleza como para aficionados al windsurf. Su longitud de casi cuatro kilómetros y una anchura media de 70 metros, hacen que, la Playa Bolonia, apenas esté excesivamente concurrida. Te recomendamos visitar el sector oeste de la misma. En este extremo podrás disfrutar de la Duna de Bolonia, declarada  monumento natural en 2001 y de gran importancia ecológica.

7. Playa de los Muertos  

La Playa de los Muertos es una playa en la costa de Almería, situada en el municipio de Carboneras. Es una enorme playa totalmente recta de más de un kilómetro de longitud. Posee las aguas más azules y cristalinas de toda la zona. La arena está compuesta de piedrecillas que van haciéndose más finas a medida que nos acercamos al agua. El camino que separa el aparcamiento de la playa tiene una dificultad media o media-alta: son unos 700 metros de pendiente y hay que atravesar un barranco. Son nada más y nada menos que unos 15 minutos de destreza motora, ya que el camino tiene sus complicaciones. Aún así, es un riesgo que merece la pena asumir.  Una curiosidad: la playa debe su nombre a la frecuencia con la que llegaban a sus costas los cadáveres de náufragos o de navegantes arrastrados por las corrientes marinas que convergen en este emplazamiento. Por lo tanto, hay que tener cuidado al bañarse en sus aguas.

8. Playa de la Granadella

La Playa de la Granadella se sitúa en la cala del mismo nombre en el municipio de Jávea, en la provincia de Alicante. Esta pequeña y bonita cala de grava y roca, a la que únicamente puede accederse por carretera, es uno de los pequeños tesoros de la Costa Blanca, Esta playa aislada de aguas cristalinas es idónea para la práctica del buceo, el  submarinismo o el esnórquel.

Playa Tossa de Mar9. Playa de la Malvarrosa   

La Playa de la Malvarrosa es la más famosa de las playas valencianas. Es una playa urbana de arena fina y dorada y suele estar altamente concurrida durante el verano por su cercanía a la ciudad. Es un enclave altamente ocioso: ofrece multitud de servicios, al igual que el Paseo Marítimo que lo delimita, concurrido por restaurantes y cafeterías. Dispone de puestos de socorrismo y una zona adaptada para el baño para personas de movilidad reducida.

10. Playa de Tossa de Mar

Como ya indica el nombre, la playa de Tossa de Mar es la  playa principal de Tossa de Mar, en la Costa Brava. La silueta del cabo de Tossa y del recinto amurallado de la vieja ciudad, en la zona sur, la hacen una de las más conocidas. Sólo por disfrutar de sus vistas merece la pena visitarla. Con una forma de media luna y unos 400 metros de longitud, esta playa deja espacio tanto para bañistas, como para servicios y barcas pequeñas varadas en la arena.

¿Te gustaría disfrutar tus próximas vacaciones en una de estas maravillosas playas? Encontrarás tu alojamiento perfecto cerca de la playa aquí.